El tiempo es vida

Con frecuencia participamos o escuchamos de alguien que cumple años. He estado enfatizando últimamente en no tan solo en cuantos años de vida cumplimos, sino en cuanta Vida estamos añadiendo a nuestros años.

Es triste que encontremos tanta gente que han vivido equis cantidad de años, pero cuando hacemos un análisis minucioso nos damos cuenta que apenas han “sobrevivido”. Hoy me gustaría cambiar ese patrón o estilo de vida, y creo que empieza con nuestra manera de pensar. Creo de todo corazón que necesitamos a propósito empezar a vivir cada momento, cada experiencia que el Señor nos concede a diario. ¡No hay tiempo que perder, porque el tiempo es vida!

Pienso que si el tiempo es vida debemos reevaluar las cosas que estamos haciendo con cada minuto cada día. Sé por mi propia experiencia que no es muy difícil mal usarlo. Piense por un momento, ¿cuántas veces ha perdido tiempo precioso “Vida” en cosas irrelevantes? ¿si pudieras darle para atrás al reloj, harías cosas totalmente diferentes? ¿pasarías más tiempo con otras personas muy importantes para tí?

Hoy es el día de empezar de nuevo a vivir al máximo añadiendo vida a tus días. No pierdas tiempo “vida” en cosas sin importancia, ni con gente que no te aporten nada.

Perdemos tanto tiempo a diario discutiendo, peleando, odiando, envidiando, y en tantas otras cosas que nos amargan cada vez más. Pero hoy yo propongo que cambiemos radicalmente nuestro enfoque diario, y empecemos a vivir cada oportunidad que tengamos. No más pérdida de tiempo, basta ya de dejar que la vida nos pase a cada minuto sin que ni cuenta nos demos. Aprobemos bien el tiempo como nos dice el apóstol Pablo; y seamos mejores administradores del tiempo, porque después de todo, el “Tiempo es Vida”.

 

Autor: Obispo Eduardo Ureña

  • 15.08.2018
  • Edificación