Expolit, un evento que catapulta sueños y proyectos

«Los dos días más importantes de tu vida son el día en que naces y el día en que descubres el por qué».

Esta frase de Mark Twain ha sido crucial para mí. Aunque no recuerdo el día en que nací, jamás olvidaré el día en que descubrí el por qué. Y desde ese momento he procurado vivir intencionalmente.

Desde muy pequeña me apasionaron las comunicaciones, así que decidí estudiar periodismo para informar con ética la verdad. Sin embargo, eso es solo mi profesión. Cuando conocí realmente a Dios descubrí mi llamado: fui creada para comunicar SU verdad.

En Juan 14:6, Jesús declara que Él es el camino, la verdad y la vida. Por tanto, desde que acepté a Jesús como mi salvador, hace 17 años, me propuse servirle con mis talentos para que otros conocieran su mensaje de amor, fe y esperanza.

No sabía cómo lograrlo, pero en oración Dios me mostraba que mi iglesia local era el mejor lugar para comenzar. Allí empecé a servir como voluntaria en diferentes ministerios y posteriormente con el apoyo de mi pastor, el Dr. Herberto Becerra, fundé la Revista Visión, la primera publicación impresa de nuestra congregación.

En aquel entonces yo trabajaba en una compañía que nada tenía que ver con mi profesión y llamado, pero me daba la solvencia económica que necesitaba para ser voluntaria en la revista, un ministerio que Dios usó para despertar en mí una gran pasión por compartir noticias que inspiran y mensajes que transforman vidas.

Sabía que quería trabajar en medios con enfoque cristiano por el resto de mi vida, pero necesitaba los recursos, contactos y la capacitación para alcanzarlo. Nuevamente oré al Señor para que me mostrara el camino, y su respuesta vino desde el púlpito un domingo en nuestra congregación.

Durante los anuncios de la iglesia, el hijo del pastor, Herbie Becerra, nos invitó a asistir a Expolit, la convención cristiana más grande y relevante de la industria cristiana. Confieso que era la primera vez que escuchaba sobre este multitudinario evento, y jamás imaginé que se convertiría en la plataforma que Dios usaría para cristalizar muchos de los sueños que había sembrado en mi corazón.

Mi jornada en Expolit inició como visitante hace 15 años y ahora, por la gracia de Dios, soy la Relacionista Pública de Expolit. Además, gracias a los contactos y los recursos que encontré en la convención, fundé en el 2008 El Mensaje Comunicaciones, la cual por más de una década ha sido la agencia de medios oficial de Expolit.

Posteriormente, en el 2010 fundé el Premio Águila, el primer y único reconocimiento internacional a los medios de comunicación con enfoque cristiano. Gracias a un equipo maravilloso estamos fomentando el trabajo con creatividad y excelencia para cumplir con éxito el llamado de comunicar el mensaje de Salvación. La gala de premiación se realiza anualmente en Expolit, con la participación de los periodistas y comunicadores cristianos más influyentes de Estados Unidos, Latinoamérica, el Caribe y Europa.

Dios ha sido fiel a cada una de sus promesas, y a pesar de las pruebas y altibajos de la industria, me ha permitido servirle con mis talentos haciendo lo que más me gusta.

Por eso, no dejo de darle gracias a Dios por todo lo que Expolit ha significado para mi, porque más allá de las grandes oportunidades y las bendiciones laborales, por medio de esta bella organización he conocido a gente maravillosa que ama a Dios y le sirve con agradecimiento y devoción.

Desde que asistí por primera vez a Expolit no he faltado ningún año, y soy testigo que cada experiencia ha sido mejor que la anterior. Por eso, exhorto a cada persona a ser parte de Expolit, donde pueden encontrar los recursos que necesitan para expandir su visión, crecer espiritualmente, edificar su familia y llevar su ministerio a otro nivel.

 

Escrito por Fayra Castro

  • 07.06.2019
  • Actualidad