Expolit ha sido siempre inspirador para mí; un motor en dos temas muy específicos: Relaciones y conexión

Así que voy a tratar de narrarles algunos gratos recuerdos y experiencias vividas en más de veinte años de tener la divina oportunidad de asistir a estas convocatorias.

Empecé a asistir con mi amada Mercy para aprender en las maravillosas conferencias que impartían líderes que Dios ha puesto en Latinoamérica para el crecimiento de su Iglesia. Entonces, encontramos un punto más de inflexión: relacionarnos con ministerios que sabíamos aportarían al crecimiento de la Iglesia global.

En esos años vivíamos en Bogotá, Colombia, y servíamos en la Misión Carismática Internacional con los pastores César y Claudia Castellanos. Estas relaciones ministeriales fueron primordiales para el cumplimiento de las labores encomendadas de realizar eventos y conciertos para la comunidad.

Memorias imborrables

Luego de pasar un tiempo con Marcos Witt y sus músicos, lindas personas a quienes serví por dos décadas, con gratitud puedo decir que pasan los años y estas relaciones permanecen. Un ejemplo de esto es Randall González, uno de los mejores bateristas que he conocido, ahora pastor en la Iglesia Lakewood, y quien me ha apoyado de manera incondicional día a día.

No imaginé lo que Dios tenía asignado para mí en estas décadas y he sido gratamente sorprendido al disfrutar de relaciones que nacieron, se afirmaron o crecieron allí, y que día a día prevalecen y son importantes en el desarrollo de Eventos y Conciertos, y Zitro Group.

Recuerdo con gran cariño una cita anual con Rubén Greco. Nos encontrábamos el viernes a la una de la mañana en el vestíbulo del hotel y conversábamos de las experiencias, sueños y metas que nos daba Dios… y déjeme decirle el porqué de la hora. En Expolit, la mayoría de las conversaciones de pasillo quedan interrumpidas por la afluencia de personas apasionadas que quieren saludar, dejar su tarjeta de presentación, un CD, un libro y, últimamente, un selfi.

Otro de los encuentros que recuerdo fue aquel que tuve con un gran siervo del ejército de Dios: Ricardo Loguzzo, del ministerio de Luis Palau. ¡Cómo disfrutamos de esos encuentros! Hoy día, Loguzzo afronta desafíos de salud. Sin embargo, con esperanza de los días venideros y con sus ojos puestos en Jesús, su linda familia lo acompaña y le suministra la mejor medicina que Dios nos ha provisto: «el amor».

En su gracia y favor, Dios me ha permitido incrementar un directorio de valor particular (no se cotiza en la bolsa): relaciones o conexiones divinas a las que puedo llamar y, juntos, servir para que avance el reino de Jesús.

Permítame dejarle a usted, querido lector, un pensamiento: «Las relaciones crecen, se afirman y se logran según lo que cada uno invierta para ese fin». No estoy hablando de dinero, sino de algo más valioso: el tiempo que dedique para hacer una llamada, enviar un correo, hacer una visita, tomarse un buen café. No se estacione en un texto o un mensaje de voz, hay que ir más allá… No espere que lo busquen, vaya una y otra vez. Sé que hay personas en el planeta que están esperando oír una palabra suya que alentará su vida.

El libro de Proverbios 3:3-4 (NTV) nos dice: «Nunca permitas que la lealtad ni la bondad te abandonen. Átalas alrededor de tu cuello como un recordatorio. Escríbelas en lo profundo de tu corazón. Entonces tendrás tanto el favor de Dios como el de la gente, y lograrás una buena reputación».

No estoy seguro en qué año me invitaron para producir uno de los segmentos de música y una conferencia dirigida a líderes, músicos y cantantes involucrados en el ministerio de alabanza y adoración, el servicio a Dios a través de su iglesia. ¡Cuánto hemos podido disfrutar de tiempos maravillosos en estas ministraciones!

Siempre les doy gracias a Dios, a Expolit y a los salmistas que han participado en estos años en E&C NIGHT sumando sus dones para tener una noche de adoración y alabanza a nuestro Creador. Mi convicción es que es un refrigerio, tanto para los asistentes como para los que trabajan arduamente los días de Expolit. Sé que nuestros corazones se deleitan con la dulce presencia de su Espíritu Santo. Me fascina ser un instrumento que suma para que personas encuentren en un solo lugar recursos que ayudarán a cumplir el propósito original que Dios ha puesto en cada uno de nosotros.

Nuestra expectativa debe ser lo más clara posible para aprovechar los recursos que encontramos, tanto para nuestro crecimiento personal como exponencial, pues siempre he considerado a Expolit como la ventana más grande de exposición y contactos en la música y literatura cristiana en Latinoamérica.

Me apasiona ver y ser partícipe de la evolución y de los cambios que se generan cada año buscando ser más competitivos, a fin de dar a conocer las Buenas Nuevas del año agradable.

 

Alfonzo Ortiz es director de Zitro Group / Eventos y Conciertos, estratega y consultor comprometido con su ministerio y servicio a la iglesia global.

  • 07.06.2019
  • Actualidad