Jehová pelea la batalla por ti y cumple sus promesas

Hace 4 años Dios me entregó un hermoso ministerio llamado “Revista y Premios Débora”. Es increíble y muy emocionante ver reunidas a mujeres emprendedoras que están impactando la sociedad y su país, en este caso México, que fue la nación que recientemente visitamos. Ellas son luz en medio de tantas situaciones difíciles que pasan hoy en día. Dios las llamo para cumplir su propósito y estoy muy agradecida con el Señor porque la promesa que Él me dio en su tiempo perfecto hoy se cumple para bendecir a miles en esta hermosa nación.

Antes de ver materializada esta hermosa bendición pase por algunas pruebas. En noviembre del año 2016 viaje a la selva peruana Ucayali, a buscar a mi papá. A quien no veía desde hace 3 años, claro que la sorprendida fuí yo; porque mi papá había perdido la vista por la diabetes, es decir estaba “ciego” y fue muy doloroso pasar por esta situación. Tome la decisión de llevarlo a la capital “Lima” y cuidarlo en todo aspecto.

Allí cambie mi estilo de vida para cuidar de mi padre; realmente fue un cambio difícil y pasamos por situaciones llenas de depresión, pero tenía la convicción de que Dios tenía un propósito con toda esta situación. Estuve con mi papá firme, creyendo en la promesa de Dios a mi vida, que El peleaba por mí las batallas. El 23 de diciembre del 2017 operaron a mi papá y para la gloria de Dios recuperó la visión, actualmente está bien, sigue su tratamiento y puede caminar sin que nadie lo ayude. Dios es fiel y justo, nos ama tanto, pero es necesario pasar estas situaciones para aprender muchas cosas.

Quiero compartir la historia de un varón perfecto y justo, se trata de Job, hombre temeroso de Dios. El fué acaudalado y vivió en tierra de Uz. En medio de su abundancia, Dios le envió tribulación: Perdió su riqueza, su familia fue destruida y perdió la salud. En todo esto Job tuvo paciencia y firme confianza en Dios, aun ante las acusaciones de sus amigos. La aflicción lo abrumó, pero dice el relato que “bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero” (Job 42:12). Aunque padeció mucho, fue capaz de decir: “Yo sé que mi Redentor vive”(Job 19:25).

Realmente, la situación que pasamos mi padre y yo fue muy difícil, pero gracias a Dios la prueba terminó, confiamos en que Dios estaba con nosotros. Hoy en día, ambos nos gozamos en el Señor. El se convirtió en un hombre activo, puede caminar e ir a todos lados sin ayuda. Le damos gracias a Dios por su amor y misericordia.

El Ministerio “Revista y Premios Debora”; es la promesa que Dios me entregó hace muchos años atrás y decidí creerle a pesar de cualquier circunstancia que pasara. No dejé de creer, porque sabía que Dios “no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta”.

Hoy el Señor me permite hablarte para decirte: Lee su palabra, atesórala en tu corazón y empieza a declarar las cosas que no son como si fuesen, es tu Fe. “Delante de Dios, tal como está escrito: «El confirmado como padre de muchas naciones». Así que Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y que llama las cosas que no son como si ya existieran”. (Romanos 4:17).

No tengas miedo, no dejes de soñar, visualiza tus metas, no conozco tu situación; simplemente te quiero decir de parte de Dios: Tu tiempo ha llegado, tu temporada ha llegado, sólo tienes que confiar en el Seños. Finalmente, se agradecido por todo lo que tienes, si eres fiel en lo poco, Dios te pondrá en lo mucho. Como dice su palabra en Mateo 25:21 “El señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”.

Tu y yo somos unas “Déboras” de esta generación.

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. (Juan 14:12).

Gladys Álvarez 

Periodista 

  • 18.12.2018
  • Testimonios