La oración es el único medio de comunicación con Dios

Orar puede ser bastante difícil para algunos, crear el hábito y conseguir las palabras correctas para hablar con Dios es una práctica que pocos hacen con facilidad. Orar es el único medio de comunicación que existe entre una persona y Dios, un Dios que no juzga y que siempre está dispuesto a escuchar.

La principal razón por la que se debe orar es porque Dios quiere que le hablemos, que le contemos nuestros pecados, tristezas y alegrías, dudas y esperanzas. Cualquier situación por la que estemos pasando y no encontremos la salida, debemos tener presente que el camino es Dios, un camino lleno de sabiduría y de fe, un camino a la paz y a la salvación.

Cometer un pecado no significa que Él no nos escuchará, al contrario, quiere saber los pecados de cada uno en oración. Cuando Caín mató a Abel, Dios le preguntó: ¿Dónde está tu hermano, Abel? Pero Dios sabía lo que había ocurrido, solo quería que Caín confesara su pecado. Igual pasa con cada persona que peca o tiene alguna petición. Dios conoce todos los corazones pero necesita escuchar para sanar.

Para hablar con Dios no se necesita un horario ni fecha en el calendario. Desde donde estén pueden hacerlo porque es un Dios omnipresente, está en todas partes. Puedes orar estando en un templo o desde la tranquilidad de tu cuarto, Él te escuchará. Hablar con Dios es más sencillo que explicarlo, Dios es como un amigo, no necesitas protocolos para contarle tus penas, tus deseos, tus preocupaciones o alegrías.

Abrir el corazón para que Dios entre y permanezca siempre trae paz y tranquilidad a tu alma. Pasa tiempo en oración, no lo pases por alto y dedica tiempo a Dios.

  • 23.04.2018
  • Consejería