Si a la vida, ¡No al aborto!

Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojo, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas. Que fueron luego formadas. Sin faltar una de ellas (Salmo 139:13–16).

El aborto es una práctica lamentablemente difundida en nuestro tiempo. Pone punto final a una vida antes de nacer.

1. La mayoría de las veces el aborto es realizado por razones egoístas.

2. Quien lo promueve y lo practica se constituye en usurpador del derecho que sólo a Dios le corresponde.

3. Apreciemos el carácter sagrado de la vida y la dignidad del ser humano.

4. Rechazamos rotundamente con la Biblia las falsas razones que se manifiestan a favor del aborto y lo que lamentablemente ha sido aprobado por la ley.

¿Qué es el aborto? En términos muy sencillos diremos que el aborto es la interrupción del embarazo de la mujer cuando el producto todavía no es viable, es decir, cuando el feto es expulsado del claustro materno y no puede sobrevivir de manera independiente por no haber alcanzado el desarrollo pleno de su organismo.

¿Que dice la Biblia sobre el aborto?

1. Una promesa del pacto de Dios con Israel era. No habrá mujer que aborte (Éxodo 23:26).

2. Se consideraba a los hijos como el regalo de Dios. Herencia de Jehová son los hijos cosa de mucha estima el fruto del vientre (Salmo 127:3–5).

3. Es importante destacar que la Biblia alude a la vida de una persona antes que nazca. Antes que te formase en el vientre te conocí (Jeremías 1:5). Fui puesto a tu cuidado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre mi Dios eres tú (Salmo 22:10).

– El feto es obra de Dios (v 13).
– El feto es conocido por Dios (v 16).

– El feto es plan de Dios (v 16).

– Dios tiene un propósito para el embrión en desarrollo.

Si la vida humana es don de Dios entonces nadie sino sólo él, tiene derecho a quitarla. El niño no nacido, en carácter de feto, es mi prójimo a quien debo amar y proteger.

El aborto no es una opción viable para NADIE!

 

Autora: Adriana Carvajal / Directora Revista Lux Dei

  • 09.02.2019
  • Editorial