¡No tengo Tiempo!

“Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría”. Salmos 90:12

Aunque el reloj está diseñado para marcar y decirnos el tiempo, no importa cuántos relojes tengamos en casa o en el trabajo, éstos no serán suficientes para añadirnos ni un segundo más de vida. Podemos comprar casas, carros, hasta personas y favores; pero el dueño del tiempo no lo vende, ni acepta sobornos.

Si pudiéramos comprar el tiempo al mejor postor, ¿cuántos de nosotros no tuviéramos absolutamente ninguna oportunidad? Pero quiero que me acompañen a dar gracias a Dios porque Él es el “Dueño del Tiempo”.

Aunque he hablado enérgicamente en contra de la expresión: “No tengo Tiempo”, hoy sin embargo quiero enfatizar que ¡No tengo Tiempo! es decir:

No tengo tiempo que perder en

1. Asuntos estériles: Quiero frutos.
2. Discusiones ofensivas: Quiero comprensión y perdón.
3. Desenterrar el pasado: Es un tiempo Nuevo.

No tengo tiempo para

1. Odiar: El odio es veneno para el portador.
2. Envidiar: La Envidia carcome los huesos (Proverbios 14:30)
3. Posponer: Es importante hacer las cosas ya.
4. Criticar: Es mejor bendecir.
5. Disentir: Es mejor andar en Koinonía.
6. Ser agua fiesta: Es mejor gozar en la fiesta.
7. Andar llevándole la vida a nadie: Con la mía tengo suficiente.
8. Escuchar que no es posible: Todo lo puedo en Cristo.
9. Hacerme la Víctima: Cristo me ha hecho Libre.

Tampoco tengo tiempo para

1. Manipuladores y Oportunistas: Somos mansos pero no mensos.
2. Sabiondos empedernidos: Quiero caminar con gente sencilla.
3. El Altivo y Orgulloso: Quiero rodearme de gente humilde.
4. Vagos y Vividores: Quiero Colaboradores.
5. Los Hipócritas: Quiero gente sincera.
6. Los Avaros, amantes del dinero: Quiero gente que ame a Dios.
7. Los Desleales: Venden hasta a su propia madre.
8. El que no quiere a Dios.

Si tengo tiempo para

1. Gente que ame a Dios de verdad.
2. Gente que sepa reír.
3. Aquellos que no se envanezcan con sus triunfos.
4. Personas que no se consideren la última Coca-Cola en el desierto.
5. Gente que asuma sus responsabilidades.
6. Personas que sepan tocar el corazón de otros.

Finalmente tengo tiempo para maximizar el tiempo que tengo.

 

Obispo Eduardo Ureña.

  • 18.12.2018
  • Reflexiones