Shammai: mi madre consideró no tenerme, pero Dios le reveló sus planes

Soy la menor de cuatro hermanos, dos varones y dos niñas. Cuando mis padres recibieron la linda noticia de que el tercer embarazo era una niña, lo que tanto anhelaban después de dos varones, decidieron no tener más hijos y “cerrar fábrica”.

Al poco tiempo del nacimiento de mi hermana, mi madre se entera que está nuevamente embarazada, pero en este caso la noticia no la recibieron con mucha alegría. Era un embarazo no planificado, que llegó en el momento menos esperado. Había crisis económica y además las cosas no estaban muy bien en el matrimonio de mis padres, y un cuarto hijo no era lo más propicio.

En ese tiempo mi mamá aún no conocía realmente a Dios. Así que la crisis y la ausencia de Dios, llevó a mi mamá a pensar en varias ocasiones no tener este bebé, pensó y deseó abortar. Para ese entonces, cercano a donde vivían mis padres se realizó un servicio cristiano en un hogar y mi mamá decidió acudir. Ella no lo sabía, pero mi Papá Celestial tenía una cita divina con ella, un encuentro que cambiaría el rumbo de nuestras vidas para siempre.

En ese servicio de hogar, Dios utilizó a un pastor para hablarle directamente a ella y le dijo con amor y dulzura: “Estás embarazada y es una niña. Tengo propósito eterno con ella, porque a través de su voz y su música me dará a conocer a muchos. Por eso decide por la vida. Le pondrás por nombre Shammai (El Señor está presente, El Señor es mi compañero)”.

Tras ese encuentro divino, la vida de mi madre cambió para siempre, pues desde ese día se entregó al Dios que le habló tiernamente. Decidió valientemente por la vida de esa niña y hoy estoy viva gracias a la voz de Dios, a Su gracia y a Su exagerado amor. Demás está decir que mis padres se esforzaron grandemente por guiarnos en el camino correcto, a los cuatro. Mi mamá siempre me compraba las pistas para que cantara y me impulsaba a alcanzar el sueño de Dios en mi vida. Ella es una guerrera de la Fe, y es pieza clave en mi vida y ministerio.

Desde hace un tiempo mi mamá me ha contado este testimonio, recordándome y reforzando el propósito de Dios en mi vida, pero en el transcurso de los años ha tomado mucha más importancia, cuando las piezas del rompecabezas se van juntando. Wao! Le debo mi vida entera, lo que soy y lo que puedo llegar a ser, a mi Papá Celestial, que me preservó en su inmerecida gracia para este tiempo. Por eso lo que mejor sé hacer, he decidido hacerlo para Su reino.

He vivido procesos difíciles, pero igualmente necesarios, para limpiar, sacar lo mejor de mí y acercarme al corazón del Padre. Hace un tiempo mi esposo y yo decidimos, luego de haber sido procesados y literalmente haber sido pasados por el fuego, comenzar a accionar a favor de esa palabra que Dios desató en mi vida desde antes de nacer y que me recordaba una y otra vez. Meses después de haber atravesado una crisis familiar, donde llegué a pensar, en medio de tanto dolor, que todo había terminado, nació “Inconmovible”. Una canción, parte de mi primera producción musical, que escribí inspirada por el Espíritu Santo, y que resalta al Dios Fuerte que está a favor de sus hijos, y que nos recuerda que la cruz de Jesús es el puente para cruzar de la tormenta a Sus promesas. Cree firmemente sin dudar y si Dios lo dijo, dalo por hecho!.

 

Autora: Shammai / Adoradora 

  • 07.06.2018
  • Testimonios