“Una Nueva Actitud” trabaja en la consolidación de la mujer

Entender los tiempos que vivimos y la exigencia de los segundos, minutos y horas se ha convertido en un privilegio. Como mujeres debemos entender que somos pieza fundamental en este siglo y tenemos un papel protagónico en este momento crucial de la vida, es decir somos influenciadoras y transformadoras de sociedades.

La mujer no solo es intencional, también es determinante. Su accionar es el motor para que las diversas plataformas sociales estén activadas y sean productivas a través de un engranaje social genuino, saludable y confiable. La mujer es puente, es cauce y es vida. Hoy en día estamos trabajando en el poder que tiene la mujer en el tejido social y laboral latinoamericano, desde la base de encuentros, campañas, talleres, conferencias y exposiciones en los diferentes medios de comunicación, con el propósito de apoyarlas en sus iniciativas, crisis y desafíos.

Todas estas plataformas están siendo utilizadas por mujeres de propósito y entendidas en un tiempo acelerado que exige la activación constante de personas dispuestas a creer en las promesas de Dios, quien dice en su palabra que las mujeres son exitosas, sabias y ejemplares, además son plataforma para edificar su familia.

La mujer es fuente de vida, una fuente que no debe cesar. Si una de cada dos mujeres tomara la decisión de trabajar en vivir bajo este principio, le estaríamos dando un giro trascendental y saludable a este mundo, logrando un fortalecimiento en nuestros caminos y obteniendo resultados tangibles. Estos resultados serán consecuencia de nuestra actitud, es decir una iniciativa capaz de engranar a muchos y llevarlos a un camino victorioso.

El movimiento Una Nueva Actitud (UNA), trabaja activamente en el hecho de que la mujer se consolide como bandera de vida. Cuando se leen las siglas de esta organización, tal vez puede parecer que estamos hablando de “una” sola persona o “una” persona sola, pero es todo lo contrario. La misión de UNA es inspirar, alentar, instruir y ayudar a todas las mujeres en torno a tres pilares fundamentales que son:

1. Voz y Propósito
2. Imágen y Proyección
3. Valores y Principios

Tenemos la visión única de que “la vida de cada mujer y de toda mujer provoque un impacto positivo y duradero en nuestro entorno personal y colectivo”. Con UNA, las mujeres no están solas, no se trata de una sola persona, se trata de que estén conectadas con las demás, unidas en entendimiento y dirección, esa es la clave y es lo que queremos lograr.

En estos tiempos debemos trabajar en el encuentro de las mujeres como hermanas, como un equipo capaz de transformar el mundo. El propósito es ser transformadoras y multiplicadoras de buenas nuevas, de apoyar la vida y de impactar sociedades. Nacimos para defender para lo cual fuimos creadas y es dar y tener vida y vida en abundancia.

Tenemos la convicción de que toda mujer tiene UNA voz que debe alzar a favor de ella misma, de su familia y de su nación. Su propósito de vida está entretejido con el justo uso de su voz. Las palabras tienen poder y cuando salen de una mujer sirven de bendición y de transformación.

Creemos que la imagen y proyección de cada UNA de las mujeres está constantemente siendo atacada desde una variedad de ángulos: Culturales, legislativos, sociales, económicos y políticos. Es imperativo que toda mujer encuentre y adopte la identidad divina que le fue otorgada por Dios, para entonces poderse proyectar con la mejor y la mayor potencia. Tenemos a un Padre que vela por nuestra seguridad y nuestra justicia. El cumple su propósito en nuestras vidas y debemos obedecer su llamado, el llamado a hacernos escuchar de forma positiva.

Los valores y principios establecidos en la Biblia – la Palabra de Dios – deben ser aprendidos, comprendidos, adoptados, aplicados, enseñados y defendidos por cada UNA de las mujeres, para así lograr un verdadero impacto positivo en sus vidas, sus familias, sus ciudades, sus naciones y el mundo.

UNA eres tú.
UNA somos todas.
UNA Nueva Actitud para cada parte de nuestras vidas; para todas partes.
UNA por la Vida diciendo:

“Si a la Vida”  como un solo latido

  • 18.12.2018
  • Reflexiones