¿Es la voluntad de Dios mejor que la nuestra?

A todos alguna vez les ha tocado enfrentar una situación difícil que te hace cuestionar la voluntad de Dios en tu vida y lo que tiene destinado para ti, pero recuerda que solo son pequeñas pruebas que Él te pone en el camino para que te demuestres a ti mismo qué tan fuerte eres y que sí puedes con eso y más. ¿Quién mejor que Él para saberlo? Dios nunca querrá algo malo para ti, tampoco lo hace para castigarte.

Dios es amor, esperanza, fe, voluntad, bendiciones y sin fin de cosas positivas, así que no te quebrantes ante adversidades porque la buena noticia es que “después de la tormenta, siempre sale el sol”, aquello que te aturde ahora y te hace decaer durará solo un momento, es temporal. En vez de preocuparte, ocúpate y prepárate para salir airoso de esta pequeña batalla que atraviesas.

“Esto también pasará” es una frase que puede servir de mucho aliento para quienes están bajo la tormenta. Todo pasa, nada permanece siempre de la misma forma ni en el mismo sitio pero para que eso suceda también debes estar sumergido en la oración, ora de día y noche, todo el tiempo, conversa con Dios y déjalo en sus manos porque su voluntad siempre estará por encima de la tuya. Recuerda que aún cuando creas que el Señor no está contigo, si lo hace, jamás te abandona y es el único que puede dar respuesta a todas esas preguntas que se pasea por tu cabeza una y otra vez.

No juzgues las voluntades de Dios, pues Él que te creó te conoce más que nadie y conoce los deseos y necesidades de tu corazón. Tal vez no puedas entenderlo en medio de la crisis pero más adelante te darás cuenta y agradecerás la tormenta, la lluvia, la calma y el sol.

Cuando te sientas desorientado lee este Salmo y hazlo parte de tu vida

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Tu buen Espíritu me guíe a tierra de rectitud.” Salmo 143:10

Publicaciones relacionadas