Partido Comunista de China pretende realizar nueva versión de la Biblia

Autoridades de China divulgaron ante la prensa un documento que muestra la óptica de cómo ve el gobierno las creencias religiosas y sus libertades y además se pudo conocer que las aplicaciones relacionadas con la Bibilia fueron prohibidas en el país, así como también toda venta en línea que tenga que ver con religión. Alegan que el control de la literatura no es acorde a los valores del socialismo, por lo que esto se aplicaría a la nueva versión de la Biblia, hecha por el Partido Comunista de China.

Se pretende que las nuevas directrices de esta Biblia se sustente en seguir la religión desde una perspectiva nacionalista practicando los valores centrales del socialismo, desarrollando y expandiendo las tradiciones chinas y explorando activamente el pensamiento religioso con el que esté de acuerdo China.

Representantes comunistas del país han prohibido el libre comercio de biblias y cualquier texto vinculado a la religión, por lo que desde el 31 de marzo es imposible encontrarlos en las plataformas digitales de China como Taobao, Jingdong, Amazon y DangDang. Cabe destacar que la mayoría de los fieles acudía a estos sitios de ventas en línea para adquirir escrituras bíblicas, ya que difícilmente se encuentran copias en físico.

Desde su prohibición, cualquier búsqueda que se realice en las librerías web relacionadas con el cristianismo, arrojan “sin resultados” y en caso de aparecerle alguno disponible para su compra, el sistema no permitía agregarlo a su carrito. A pesar que el término “libertad” aparece en el informe divulgado, la acción principal del Partido Comunista se centra en impedir que las personas tenga acceso a libros o escrituras bíblicas hasta tanto ellos no realicen su nueva Biblia bajo la “matriz china”

Estas acciones de represión, significarían que la religión en China sería adaptada para que se emplee bajo una sociedad socialista. Sin embargo, la impresión de esta nueva versión en mandarín y cantonés, no es oficialmente aprobada por el gobierno. El proyecto titulado “Principio para la Promoción del Cristianismo Chino en China para los próximos cinco años (2018-2022)” fue formalmente lanzado en Nanjing el pasado 28 de marzo y dos días después empezaron a desaparecer los textos bíblicos de las librerías en línea.

Por su parte, el investigador de Amnistía Internacional de China dijo que el gobierno de china liderado por su presidente Xi Jingping adoptó un enfoque mucho más duro en relación al cristianismo, reforzando el ateísmo como exigencia para los miembros del Partido Comunista.

Desde otras perspectivas de algunos países del mundo, consideran que el gobierno chino debería revertir estas acciones, permitir el libre mercado de biblias y garantizar a los seguidores cristianos a ejercer libremente su fe.

Publicaciones relacionadas