Reyna y Danae, dos hermanas con un mismo llamado: Glorificar a Dios a través de la música

Por nuestras venas corre la alegría del caribe. Nacimos en Baracoa una ciudad rural de Guantánamo, Cuba. Crecimos en el seno de una familia evangélica y desde muy temprana edad empezamos a cantar en el ministerio musical de niños en nuestra iglesia local. Desde ese mismo momento, además de unirnos el ser hermanas de sangre, nos hizo inseparables el compartir una misma pasión y misión: Evangelizar a nuestra generación con el mensaje de salvación a través de nuestra música.

De la mano de una de nuestras tías, dimos nuestros primeros pasos en el evangelio, en la iglesia “Peña de Horeb” (AD). Allí transcurrió casi toda nuestra infancia, adolescencia y gran parte de nuestra juventud participando activamente en las programaciones. Pero no fue sino hasta la edad de diez y doce años que Dios confirmó Su llamado en nuestras vidas.

La Biblia habla acerca de la fidelidad de Dios, que es desde la eternidad hasta la eternidad; y fue esa palabra la que acogimos como nuestra promesa y ha sido nuestro alimento para alcanzar nuestros sueños que son también los suyos. Después de participar en muchos retiros, concursos de canto y actividades dentro y fuera de nuestra ciudad, Dios nos llamó a navegar en nuevos mares y emigrar a los Estados Unidos.

De Cuba a las naciones

Esa nueva etapa en nuestras vidas fue de las más difíciles que hemos atravesado, porque estaríamos solas en un país donde no sabíamos cuándo volveríamos a ver nuevamente a nuestros padres y familiares. Pasamos por momentos muy difíciles, al tratar de salir adelante sin la protección de nuestros padres porque siempre fuimos una familia muy unida. El enemigo trató de robar nuestra integridad, seguridad y salud. Muchas veces pensamos en renunciar a nuestra misión y devolvernos a Cuba porque tal vez este no había sido el llamado de Dios. Y fue hasta entonces cuando el Señor nos habló después de un servicio de domingo donde fuimos a ministrar y nos confirmó no solo Su llamado sino también Su propósito con nosotras.

En esta época tan desafiante, nos mantuvo firmes el recordar los concejos de nuestros padres. Desde niñas nos inculcaron la confianza y el temor a Dios. Y muchas veces en las cartas e emails que nos escribían nos exhortaban a que no desmayáramos, que nos aferráramos a las promesas la Biblia, a las palabras que Dios nos había dado desde niñas: «Caerán a tu lado mil y diez mil a tu diestra más a ti no llegarán», «No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo» y «Sobre ti fui echado mucho antes de nacer, desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios».

Estas promesas nos recordaban que no estábamos solas y que aunque nuestros padres terrenales no estaban presentes, nuestro Padre Celestial siempre ha estado ahí para guardarnos y cuidarnos. Dios ha sido nuestra guía en todo momento. En los tiempos difíciles nos sostuvo con su diestra victoriosa y su Palabra nos mantuvo enfocada en nuestra meta.

En Estados Unidos hemos tenido una amplia actividad ministerial como dueto, expandiendo el ministerio a diferentes ciudades país y otras naciones. Hemos sido invitadas a distintas iglesias hispanas, anglosajonas, retiro de jóvenes y convenciones. Pero los resultados más relevantes fueron alcanzados en el año 2016, al tener la oportunidad de participar en el importante evento competitivo de alabanza y adoración Rejoice Music Talent, Buscando un Adorador. En su primera versión internacional, el evento territorial se celebró en Los Ángeles, donde fuimos las ganadoras por el estado de California y luego ganamos el primer lugar, en la gran final efectuada en Miami, FL, en el marco de la celebración anual del EXPOLIT. Además del reconocimiento a nivel internacional, obtuvimos como premio la grabación de una producción musical a cargo del sello discográfico Rejoice Music y la firma de contrato con la misma.

En el mes de julio del año pasado terminamos la grabación del álbum bajo este sello y se titula «Pienso en Tí», un álbum que posee ocho inspiradores temas y siete de los cuales son compuestos por nosotras con la colaboración de nuestro padre. Un tema es de la autoría del hermano Pastor y Maestro Manny Benito, quien además estuvo a cargo de los arreglos y producción.

El propósito de Pienso en Tí, es que toda aquella persona que pueda escuchar esta producción musical, sea renovado, transformado, edificado por el Espíritu Santo y los lleve a conocer a Jesucristo.Salimos de Cuba a las naciones. Es nuestro deseo que el nombre de Jesús sea glorificado en cada lugar que visitamos, exhortando a los padres a inculcarle a sus hijos la palabra de Dios, y de igual manera a motivando a los jóvenes a confiar en las promesas y los planes maravillosos que el Señor tiene para sus vidas.

 

El mensaje comunicaciones

 

Publicaciones relacionadas